ENTRE LAS PÁGINAS DE...

RESEÑA: SIN ALIENTO

sábado, octubre 17


SIN ALIENTO
de Ilsa J. Bick

Publicado en: 2012
Número de páginas: 336
Idioma: Español
Precio: 5,99€
ISBN: 9788415791409
Editorial: Arrob@Books
Sinopsis:



·····························


Encontré esta novela buscando deseosa algo diferente. Estos últimos meses he estado releyendo y leyendo (los libros que me faltaban) la saga de Cazadores de Sombras. Y no es por criticar a Cassandra Clare, pero llega un momento en el que mi cabecita se satura al leer seis libros con el mismo estilo, el mismo pensamiento, el mismo hilo… Así que estaba desesperada como cuando quieres encender rápidamente la luz, al estar oscura, y no encuentras la llave.

Sin Aliento es una novela que te adentra en la mente de una niña de dieciséis años la cual acaba de salir de una situación traumática y no te dice nada más. Todo lo que debes de saber lo dice la sinopsis, porque es obvio que no leerás un libro sin leerla antes. Mientras lees, nuestra Jenna Lord, que es el nombre de la protagonista, irá entrando en detalles.

Al principio sufrí en las primeras veinte páginas. Era otro autor, otro estilo, primera persona… No es que me cueste leer éstos libros pero como ya he dicho antes estaba acostumbrada al estilo de Cassandra y todo me chirriaba. Pero por primera vez un libro me gritaba “sigue leyendo, dame una segunda oportunidad”. Y eso hice. A pesar de que no me gustaron las primeras páginas: líneas muy rápidas, muchos puntos, saltos temporales que me hacían perder hilo; seguí con la lectura y la narrativa comenzó a cambiar. Mantenía el mismo estilo rápido, pero todo comenzaba a desarrollar la consistencia que antes faltaba. A veces “las interacciones” (no del todo, porque no era recíproco) me desconcertaban (pobre Bob) y eso sí que no me gustaba. Aunque te acostumbras a que sucedan cada cierta página, es algo horrible que no querría volver a leer.

La temática es peliaguda. La sinopsis del libro ya te lo cuenta todo sobre el tema: nada de colores pastel. No es que yo tenga una mirada especial para este tipo de temas: pero me gusta el drama. El melodrama, la tragicomedia. Me gustaba la desesperación que narraba la protagonista y quería saber más: cómo llegó a ello, qué hizo después, ¿sobrevivió? La autora Ilsa J. Bick es psiquiatra infantil y nos ha podido introducir más en la mente de Jenna, una chica rota.

Me adapté a la cabeza de Jenna – recuerdo que es en primera persona – y le seguí los pensamientos hasta el final del libro. Y a pesar de ello siempre había algo que me sorprendía en su reacciones. No sabría decir si me gustaba o me desquiciaba en algunas situaciones. Suspiré muchas veces al recordar que era la narración de una chica de dieciséis años atormentada, ella también se daba cuenta de que actuaba como una estúpida. Como ella, a los personajes que co-existen en la novela también quise conocerlos: sobretodo quise saber más del profesor Anderson, o Danielle. Igualmente cuando se sabe exceso de un personaje te acabas cansando de él si no te enamora desde la primera línea. Esta novela era de un solo personaje importante: Jenna.

Los diálogos te contagia las emociones con las que se desarrollan. Son rápidos, algunos lentos: como si fuesen discursos en un gran salón. Pero te enganchan. Algunos dan miedo, y con otros te sorprendes queriendo escuchar más de ellos. Pero también existen los que te hacen rodar los ojos, ponerlos en blanco y pasar rápidamente la página. A otra cosa mariposa, no me interesa. En definitiva: son reales. No me ha dado la sensación de estar leyendo algo inventado, sobreactuado.

En conclusión, Sin Aliento es una novela en la que la protagonista Jenna Lord vive bajo un velo compuesto por el amor y el odio que ha podido experimentar en su vida, de una manera u otra. Pero la realidad es mucho más compleja, en palabras de la autora. Es así como la novela se podría condensar en un concepto de verdad a medias: la verdad que quieras construir, huyendo de la mentira que quiere apoderarse de tu vida. Como nos cuenta la autora en los Agradecimientos de la novela: ella la escribió para presentar una situación en la que los lectores no cayeran en los estereotipos. ¿Quién es el bueno, y el malo? ¿Es esa la verdad o todo son mentiras? ¿Acaso no hay algo de bueno en lo malo, y viceversa? Y en parte lo consigue, me ha mantenido engañada parcialmente, porque muchas personas dirán que era más que predecible y otras, como yo, que no se darán cuenta hasta el final.

Te deja con una sensación similar a “estar sin aliento” pero no por miedo, como yo había pensado. Me esperaba una novela thriller, llena de puzles sin resolver y muchos policías. Pero me he encontrado una novela con bastante trasfondo, una novela que a final de sus páginas (y entre tanto también) te hace cuestionarte e intentar pensar qué es correcto y qué no.

Correcto es leerla, si tienes oportunidad.

¿La has leído ya? ¿No la has leído?
¿Acaso crees saber dónde se encuentran los verdaderos monstruos de uno mismo?